"...No hablamos de edulcoramiento o de un "explicacionismo" insufrible cuando negamos la eficacia del golpe como herramienta a la hora de educar. No es la tibieza insulsa la contracara de la violencia. Todos aquellos que hayan sido padres de verdad, y no meros "tribuneros" de la paternidad ajena, saben que el día a día con los hijos es transpirado, desprolijo y....amoroso. Los chicos están hechos a prueba de yerros paternos, pero no pueden contra el desamor o la violencia instituida...."

http://www.lanacion.com.ar/1421656-pegarle-a-un-hijo-es-signo-de-impotencia

(Click en el link para leer la nota completa)
 


Comments




Leave a Reply