Repensar los principios sobre los que educamos nuestros hijos. Educar su ser completo para que puedan enfrentar el futuro que nosotros no veremos